Charla con Anduriñas 9 (2/3)

Continuamos con la charla que mantuvimos con Anduriñas 9, la primera asociación legalizada que se encargó de organizar la Fiesta del Pulpo de Mugardos.

Charla con Anduriñas 9

E: ¿Cómo fue el primer año?

María Encarna: El primer año que lo hicimos no sabíamos cómo cocinar, fuimos a la Escuela de Hostelería y colaboró un profesor que se llama Carlos, que fue encantador. No te puedo decir nada más qué maravillas porque nos facilitó mucho el trabajo, trajo a sus alumnos y alumnas de Pontedeume y él se encargó del todo. Solicitamos también cocinas, porque no teníamos cocina, al Colegio de Aires que nos los cedió. Las cacerolas las pedimos la Infantería,¡allá fuimos a buscar las cacerolas! Nosotros nos encargábamos de la limpieza. Fue una tarea muy ardua y muy bonita ... cuando no se sabe, y no te lleva nadie, te llevas tú y cada una tiene una idea que aportar ...

E: ¿Y la financiación?

María Encarna: Para financiarnos Teresita García era la que tenía todas las ideas: se hicieron paraguas, camisetas, mochilas...para recaudar hondos porque no había! Iba a pedirse por las casas, entonces nos repartíamos por equipos. Esa misión por ejemplo nunca me me tocó, la hacían otros equipos. A mí quizás el que me tocó más fue aparte administrativa podríamos decir. ¡El resto el equipo!

Teresita: Y de las relaciones públicas! Eras la que te entrevistabas con todos.

María Encarna: Yo creo que trabajamos muy bien, con errores evidentemente porque cuando empiezas ...

E: ¿Y el Ayuntamiento?

María Encarna: El Ayuntamiento colaboraba el que es en la parte económica. Íbamos a la Junta a solicitar subvenciones y estas tenían que ser a través del Ayuntamiento. El Ayuntamiento nos apoyaba y así podíamos solicitarla. Al estar organizada como organización y contar con un CIF era mucho más fácil porque estaba todo legalizado.

E: Teresita, de que te encargabas tú?

Teresita: De la mercadotecnia. Las ideas de las camisetas, en vez de ser una fotografía allí pegada fijemos lo que es el perfil de la Ría de Mugardos. Nos lo dibujó y cedió una alumna de la Escuela Municipal de Pintura. Maite se encargó de buscar a quien se las confeccionara, una empresa de Victoria. Quedaron preciosas, iban los papás, las mamás y ¡hasta los bebés llevaban la camiseta! Luego fuimos haciendo más cosas, los paraguas también fueron muy importantes, llevaban el mismo dibujo de la camiseta, y llegaron ¡hasta Nueva York! Este material se vendía durante todo el año en los estabecimientos de Mugardos para recaudar fondos de cara a la fiesta. Tuvimos mucho éxito. También hicimos las tazas y los platos de Buño, las mochilas ...

Nata: En años posteriores tuvimos mucho éxito tambien porque los dibujos de las camisetas eran de Bello Piñeiro. También hizo el cartel que había junto al ancla.

E: ¿Colaboraban los negocios locales?

Teresita: Si, los hornos colaboraban también con nosotras.

María Encarna: Las panaderías colaboraban con la comisión aportando pan. Cada panadería ponía la misma cantidad de pan, nos daban un saco.

E:¿Cómo preparabais el día de la Fiesta?

Maruxa: Una tarde íbamos a cocer el pulpo a Ares, a la cocina del colegio. Ellos tenían unas perolas grandes y una cocinas industriales. Lavábamos el pulpo.

E: ¿Lo cocinabais el mismo día?

Sita: No, lo cocíamos un par de días antes.

María Encarna: La Fiesta en sí se celebraba solamente por la tarde. Dedicábamos la mañana a embolsar las porciones y a preparárlolo todo.

E: Cuántos kilos de pulpo cogíais?

Carmiña: Entre 700 y 800 kilos de pulpo.

Nata: Nuestro interés fue siempre que fuera pulpo de la zona o por lo menos, todo pulpo gallego. Eso sí lo pudimos conseguir.

E: Y después?

Maruxa: Lo cocíamos. Luego los poníamos en unas encimeras grandes en la cocina del colegio a enfriar. Al día siguiente íbamos a cortarlo y despues lo guardábamos en los conservadores.

María Encarna: Nos ayudó Carlos, con el grupo de hostelería. Estábamos desbordadas porque era mucha cantidad de gente, así que les pedíamos nuestros hijos e hijas y sus amistades si podían venir a ayudar a servir, a repartir el vino ...

Nata: La tarde anterior hacían la salsa las cocineras Carmen y Sita. Cortar y limpiar lo hacíamos todas pero la salsa ...

Carmiña: De lo que sobraba del pulpo, dos rabitos y las cabezas hacíamos la empanada. ¡Cómo se vendía la empanada!

Teresita: Había mucha tensión para que saliera bien. Despues de pasar la fiesta, al día siguiente a la marea a lavar las ollas con arena, allí metidas en el agua hasta la rodilla. ¡Trabajamos mucho, era una semana completa!

Maruxa: Y despues de la fiesta lo había que entregar todo, ¡dejarlo todo listo, y fregar! Y quedaba todo aquello limpio e impecable ...